En el Día Mundial, la ONU insta a «apreciar, proteger y restaurar» los océanos de la Tierra

Aunque los océanos del mundo son inmensos, su capacidad para resistir los daños causados por la actividad humana es limitada, lo que compromete su contribución decisiva al futuro del desarrollo sostenible, declaró hoy el Secretario General Ban Ki-moon al dar las Naciones Unidas el pistoletazo de salida a las celebraciones de la edición de 2015 del Día Mundial de los Océanos.

«Los océanos son un componente esencial del ecosistema de la Tierra, y unos océanos sanos son fundamentales para mantener un planeta sano», afirmó el Secretario General en su mensaje para este Día.

«Teniendo en cuenta lo críticos que son los océanos para la salud de nuestro planeta y la prosperidad de las personas, son un elemento esencial en nuestra visión emergente del desarrollo sostenible, incluido el nuevo conjunto de objetivos de desarrollo sostenible que se están preparando ahora para guiar la lucha mundial contra la pobreza durante los próximos 15 años.»

Dos de cada cinco personas viven relativamente cerca de una costa y tres de cada siete dependen de los recursos marinos y costeros para sobrevivir, según Ban, quien añadió que los océanos del mundo también ayudan a regular el clima, procesan nutrientes a través de ciclos naturales y proporcionan una amplia gama de servicios, como recursos naturales, alimentos y empleos que benefician a miles de millones de personas.

Sin embargo, la creciente amenaza del cambio climático ha supuesto un reto cada vez mayor para su salud y productividad, sobre todo porque los océanos absorben gran parte de las emisiones de gases de efecto invernadero y, como consecuencia, se están volviendo más ácidos.

Ecosistemas

«Los ecosistemas oceánicos se están degradando. Los corales, que sustentan gran parte de la vida marina, son vulnerables a la decoloración e incluso a la muerte causada por el aumento de las temperaturas», afirmó el jefe de la ONU. «La ciencia es clara: los seres humanos han provocado cambios en el sistema climático que están relacionados con el calentamiento de los océanos. El nivel del mar está subiendo, con efectos devastadores para las comunidades vulnerables, especialmente para las personas que viven en los pequeños Estados insulares en desarrollo.»

La Asamblea General de la ONU ha reconocido que los océanos y los mares son una parte importante del desarrollo sostenible, tal y como se contempla en la Declaración del Milenio y en sus emblemáticos objetivos de lucha contra la pobreza (ODM). Con la vista puesta ahora en la elaboración de la agenda de desarrollo sostenible posterior a 2015, los Estados miembros han identificado la protección de los océanos como una de las claves para crear un futuro mejor y más limpio para el planeta.

Desde 2009, la familia de las Naciones Unidas se ha reunido cada año, instando a las comunidades a garantizar que nuestros océanos permanezcan limpios y saludables. El tema de este año, Océanos sanos, planeta sano, pone de relieve el daño que sufren los océanos debido a la presión humana, como la sobreexplotación, la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada, la pesca destructiva, así como las prácticas acuícolas insostenibles, la contaminación marina, la destrucción del hábitat, las especies exóticas y el cambio climático.

Mientras los Estados Miembros se preparan para un año crucial de acuerdos históricos sobre el cambio climático y el fin de la pobreza, el éxito, explicó el Sr. Ban, «exigirá que examinen el papel esencial de los océanos del mundo».

Haciéndose eco de este mensaje, Irina Bokova, Directora General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), declaró que no puede existir un planeta sostenible sin un océano sano y que, a pocos meses de la 21ª Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP21) y de la elaboración de un nuevo programa mundial de desarrollo sostenible, «este mensaje nunca ha sido tan importante».

Tanto si no tienen salida al mar como si son costeros, todos los países y todas las formas de vida dependen de la salud y el funcionamiento de los océanos del mundo, que están en el centro del sistema climático mundial, regulando el tiempo y el clima, la concentración de gases en la atmósfera -incluido el oxígeno que respiramos-, el ciclo de los nutrientes y proporcionando importantes recursos alimentarios.

Para evaluar mejor el impacto de la actividad humana y proponer alternativas, la UNESCO trabaja para alimentar el poder de la educación, la cultura, las ciencias y la comunicación como multiplicadores del desarrollo, para compartir conocimientos con todas las sociedades sobre el desarrollo sostenible y el cambio climático.

Comisión Oceanográfica Intergubernamental

«A través de nuestra Comisión Oceanográfica Intergubernamental, dirigimos sistemas de observación de los océanos de un valor único para la investigación sobre el clima, movilizando a expertos para debatir los nuevos descubrimientos y tendencias sobre el calentamiento y la acidificación de los océanos y explorando el papel de los océanos en la atenuación del cambio climático», declaró la Sra. Bokova.

Con motivo del Día Mundial de los Océanos 2015, la UNESCO, con el apoyo de sus asociados, organiza en su sede de París un gran evento sobre el papel del océano en el sistema climático, antes de las negociaciones mundiales sobre el cambio climático.

«En este Día Mundial de los Océanos, hago un llamamiento a los Estados Miembros, la sociedad civil y el sector privado para que unan sus fuerzas a fin de sensibilizar y promover la acción mundial sobre la importancia de los océanos en el sistema climático mundial: nuestro futuro depende de ello», declaró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *