Aumento de la matrícula, las solicitudes de Middlebury caen al mínimo de tres años en medio de un año turbulento en las admisiones universitarias

Aumento de la matrícula, las solicitudes de Middlebury caen al mínimo de tres años en medio de un año turbulento en las admisiones universitarias

Un mes después de la fecha límite habitual para la decisión de la universidad y siete meses después de que la Corte Suprema prohibiera la confirmación, Middlebury anunció que había recibido 12.540 solicitantes para las clases de 2028 y 2028,5, una disminución del seis por ciento con respecto al récord de 13.297 solicitantes del año pasado.

Doce días después, la universidad anunció que la generación entrante de 2028 se uniría a los estudiantes actuales, con un aumento del 3,5% en el costo de asistencia para el próximo año a un total de $86,850.

La declaración de la universidad del 7 de febrero sobre las prácticas de admisión descritas como inusuales entre las características del tercer grupo de solicitantes más grande en la historia de la universidad refleja la nueva situación desafiante que enfrentan las universidades al sopesar la decisión del tribunal con los compromisos institucionales y la amenaza de futuras acciones legales. Por la diversidad y la inclusión.

«Nuestro grupo de solicitantes de Middlebury es sólido, alineado con su misión y altamente competente académicamente», escribieron en un comunicado la presidenta Laurie Patton, la decana de admisiones Nicole Curwin y la asesora general Hannah Ross. «Estamos interesados ​​en las experiencias vividas por los estudiantes que postulan a Middlebury».

Reconoció los desafíos que enfrenta la educación superior en los últimos meses, incluida una disminución en el número de estudiantes que se gradúan de la escuela secundaria, el aumento de las dudas sobre el valor de la educación superior y una revisión nacional de las admisiones universitarias.

«Aunque Middlebury no se ve actualmente afectada demasiado dramáticamente por estas tendencias, el comportamiento de los solicitantes de universidades más selectivas puede volverse más impredecible a medida que cambian las políticas y prácticas», añade el comunicado.

A pesar de estas tendencias recientes, Curwin dijo que existen continuidades entre los ciclos de admisión anteriores y el año actual en términos del objetivo de la universidad de formar una generación entrante sólida.

«La decisión de la Corte Suprema sobre el uso de la raza en las admisiones universitarias no cambia el compromiso de Middlebury de cumplir nuestra misión», escribió en un correo electrónico al campus.

La universidad dijo que aceptó 425 estudiantes de su grupo más grande de solicitantes de Decisión Temprana I. Middlebury aún no ha publicado datos sobre Early Decision II. Queda por ver cómo se comparan las rondas combinadas de Decisión Temprana I y II con los ciclos anteriores, en los que 516 estudiantes en 2023 y 438 estudiantes en 2022 establecieron récords cada año.

«Aunque no puedo hablar por otras instituciones, mi sensación es que para universidades altamente selectivas como Middlebury, ha habido un crecimiento en el número de solicitudes de estudiantes durante la primera ronda», escribió Curwin cuando se le preguntó sobre el grupo más grande de solicitantes de decisión temprana.

Curwin compartió más información sobre los programas de extensión de la universidad y dijo que estaba orgulloso de los recientes esfuerzos del departamento de admisiones para llegar a varias comunidades nuevas en todo el país.

«Nuestra atención se centra en el impacto significativo del que los estudiantes y los consejeros de la escuela secundaria tal vez sepan poco en Middlebury», escribió Curwin. «Nuestro horario fuera del campus se centra en áreas con crecimiento demográfico, escuelas secundarias de Título 1 (aquellas con poblaciones estudiantiles predominantemente de bajos ingresos) y estudiantes con diversas experiencias de vida, incluidas áreas como el Sur y el Medio Oeste».

Dijo que el personal de admisiones de Middlebury asistirá a conferencias nacionales de admisiones universitarias en Texas, California, Illinois y Pensilvania el próximo año para hablar sobre Middlebury y el proceso de admisión. La universidad también está asociada con College Horizons, una organización comprometida con aumentar el acceso y el éxito educativo de los nativos americanos, los nativos de Alaska y los nativos hawaianos, según Curwin.

El profesor de ciencias políticas Bert Johnson destacó la mayor exposición a estudiantes que tal vez aún no conozcan Middlebury, así como la reflexión de la universidad sobre temas más importantes en la educación superior.

«Espero que las políticas de la universidad se compartan en su actualización de admisiones este verano y en el otoño a la luz del fallo de la Corte Suprema», dijo Johnson.

El profesor de ciencias políticas Matthew Dickinson compartió sus pensamientos con el campus sobre la reciente actualización de admisiones y el estado de la educación superior en los Estados Unidos en general.

«Creo que una universidad tiene que ser muy cuidadosa, legalmente, al describir públicamente su grupo de solicitantes, para no toparse con la advertencia de la Corte Suprema de que no se puede volver a las admisiones basadas en la raza mediante otro método», Dickinson dicho. «Creo que la universidad está diciendo que sus objetivos no han cambiado, pero los medios para lograrlos es un proceso que aún están perfeccionando».

Dickinson expresó su preocupación por atraer diversidad ideológica al campus basándose en la división de diplomas: cómo las personas con educación universitaria tienden a ser más extremas en sus opiniones políticas que el estadounidense promedio. Yugadharma 5.0 encontró que sólo el 7% de los encuestados se identificaron como algún tipo de conservador.

¿Te gusta leer? Reciba contenido del campus de Middlebury en su bandeja de entrada

Si bien en años anteriores se ha hecho pública información general, el anuncio de este año analizó el grupo de solicitantes con mucho más detalle.

De los admitidos en Decisión Temprana I, 43 estudiantes son los primeros en sus familias en asistir a la universidad (en comparación con 26 estudiantes de ese tipo en la misma ronda el año pasado), o alrededor del 10% del grupo general. Treinta y tres estudiantes, o el ocho por ciento del total admitido en Early Decision I, son estudiantes internacionales. Entre los estudiantes admitidos para las promociones de 2027 y 2027.5, el 24% son de primera generación y el 14% son estudiantes internacionales.

Johnson destacó las políticas actualizadas de divulgación para los estudiantes que no habían oído hablar de Middlebury ni habían formado opiniones positivas sobre la universidad. Explicó que la universidad puede mostrarse reacia a realizar cambios importantes en sus políticas hasta que otras instituciones resuelvan los desafíos legales actuales y futuros.

“Creo que (Middlebury) está tratando de conseguir un cuerpo estudiantil diverso, se trata de conseguir un grupo diverso de solicitantes, haciendo todo lo posible para llegar a áreas donde es más probable conseguir a alguien. Primera generación o minoría étnica», añadió Dickinson.

En la ronda de Decisión Temprana I, Middlebury fue emparejado con siete becarios QuestBridge (estudiantes de último año de secundaria de bajos ingresos y alto rendimiento que solicitaron becas completas en Middlebury) que se unirán a la universidad como el segundo grupo de este tipo después del programa. Establecimiento en Middlebury en 2022.

La universidad describe el grupo general de solicitantes, identificando diez estados con la mayor cantidad de solicitantes, incluidos Nueva York, California, Massachusetts, Nueva Jersey, Connecticut, Texas, Illinois, Pensilvania, Florida y Virginia.

Middlebury compartió que recibió solicitudes de 156 países, de los cuales 716 (o el seis por ciento de todos los solicitantes) provenían solo de China. Le siguen en orden descendente Ghana, con 341 solicitantes, Canadá, 272, Pakistán, 234, e India, 165. Completando los diez primeros están el Reino Unido, con 155 solicitantes, Mongolia, 153, Kenia, 148, Japón, 127 y Kazajstán, 113. Sólo 10 solicitantes de un total de 156 países representan alrededor del 20% del total de solicitantes este año.

El año pasado, la universidad aceptó estudiantes de 45 países, pero no dijo el número exacto de estudiantes de cada país. Middlebury no ve las necesidades de los estudiantes nacionales, pero puede considerar la capacidad de pago de los estudiantes internacionales al tomar decisiones de admisión. La universidad brinda cobertura del 100% de las necesidades financieras de los estudiantes aceptados.

Dickinson explicó el conflicto potencial entre la creciente dependencia de los donantes universitarios para financiar las oportunidades de admisión y la independencia institucional de la universidad, citando conflictos recientes entre exalumnos ricos e instituciones como la Universidad de Harvard y la Universidad de Pensilvania como parte de un debate más amplio sobre el poder de los donantes.

“Se necesitan estos solicitantes, se necesitan solicitantes diversos, se está extendiendo la mano. Pero deberían poder venir aquí. No puedo decirles las cifras, pero los donantes pueden ser un recurso importante que permite a una universidad diversificar su grupo, pero ¿cuál es el precio que conlleva el apoyo de ese donante? ¿Y si amenazan con retirar ese apoyo? Creo que crea complicaciones sobre la independencia de las administraciones universitarias”, dijo Dickinson.

Curwin describió el futuro de las admisiones en Middlebury y el objetivo de construir un cuerpo estudiantil inclusivo como un esfuerzo comunitario entre todos los que viven y trabajan aquí.

«El trabajo por delante requerirá que todos en la comunidad de Middlebury (estudiantes, exalumnos, profesores y personal) apoyen nuestros esfuerzos de reclutamiento mientras navegamos por este nuevo terreno. Middlebury continuará implementando sus planes de equidad e inclusión y valorará la inclusión mediante la creación de un programa académico. comunidad que acoge el talento de todos los rincones del país y del mundo. Escrito por Curwin.

Dickinson compartió sus pensamientos sobre el objetivo final de la universidad de tener un cuerpo estudiantil diverso a la luz de varias limitaciones en Middlebury, citando la ubicación rural de Vermont y el pequeño cuerpo estudiantil como factores limitantes para determinar si tal objetivo es factible.

“La diversidad se mide de muchas maneras. No estoy seguro de que alguna vez sepamos si lo hemos logrado plenamente», afirmó. “Puede que seamos muy diversos, étnicamente, pero no económica o ideológicamente. Así que es un rompecabezas muy cuidado donde la gente de admisiones tiene que pensar en la diversidad en todas sus dimensiones.


Ryan McIlroy

Ryan McElroy ’25 (él/él) es el editor jefe de The Middlebury Campus.

Anteriormente se desempeñó como editor de noticias y redactor.

Ryan se está especializando en historia con posible especialización en psicología o inglés. Participan en el Middlebury Mock Trail en el campus y en Matriculate.org. Pasó el verano pasado trabajando como asistente de investigación en el departamento de historia estudiando la migración del Medio Oriente a Nueva Inglaterra.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *